El profesor

El profesor

Estaba en la mañana leyendo relatos eróticos y encontré un título Lina me dirigí a leerlo y vi que se trataba de un profesor de universidad el cual se describía cincuenton que en resumen se vio obligado a programar una visita para hablar con los padres de una alumna problema, el llegó a hacerle la visita y no se encontraban los padres y ella lo recibo con una ropa muy sexi y lo incitó hasta que logró el cometido de seducirlo.

Estaba excitada leyendo el relato cuando de repente una llamada me interrumpió y era una persona preguntándome que si estaba disponible a lo cual dije que sí, le di las indicaciones y resultó que estaba muy cerca, fui a darme un baño después regrese para cambiarme, ya lista busque mi lubricante por que no lo veía pero no lo encontré y lo único que deseaba era que la persona me hiciera excitar porque estaba sin lubricante.

Llegó la persona toco a mi puerta pase a abrir y oh sorpresa era un señor maduro, inmediatamente me acorde del relato que estaba leyendo y sonreí.

Pasamos a la habitación hablamos un poco y a la acción, inicié haciéndole un rico sexo oral y me emocione recordando cuando en el relato Lina estaba limpiando al profesor porque le rego un café en el pantalón y hacía que la verga se le pusiera bien dura…. El me interrumpió para decirme que parara porque quería durar más tiempo yo no le vi problema aunque ya estaba excitada sin mucho esfuerzo.

Me hice a su lado porque quiso hablar un poco más, le conté que antes que viniera estaba leyendo un relato y estaba caliente, qué cuando él llegó sonreí porque lo imagine como el profesor del relato y me dijo que le contara, inicie despacio a contarle la historia al oído y el inicia a tocarme la vagina yo me retorcía, le conté el momento en que Lina hacía que se le parara la verga al profesor y después se ponía en cuatro, él no se aguantó y rápido me volteo e inicio a darme fuerte en cuatro dándome de tal forma que no podía parar de gemir ya fue tanta la excitación que me saco la verga y dejó correr su semen por todo mi culo.

En la segunda ronda me miraba y decía que tenía cara de niña picara y lo que respondí claro profesor y quiero que me castigues comiéndome todita, pasó a chuparme los senos e hizo que me subiera de nuevo, lo hacía delicioso mientras yo con mi mano le tomaba la verga y paso seguido me monte y empecé a cabalgar me decía que me movía como toda una perra me clave tan duro y rápido que de nuevo no aguanto y exploto.