Luis

Luis

Luis es de mis favoritos un día para uno de nuestros encuentros me pidió que quería llegar e encontrarme masturbando a lo que accedí por qué en ese entonces compartía apto.
Llego y le abrieron la puerta, se dirigió a la habitación donde estaba yo con un pie abierto musturbandome de manera deliciosa pues me emocionaba la escena; se acercó a tocarme inmediatamente.
Se desvistió y preparaba mientras me observaba, pase a sus manos, me dio un gran beso y a la acción. Inició a masturbarme diciéndome ” te gusta mi perrita” y yo “si papi que rico”, me abrió bien las piernas y se dispuso a metérmelo, me decía “te gusta mi verga perra” y yo le decía “si papi, me encanta que me des verga”, entraba y salía esa verga de mi vagina, me tenía bien agarrada las piernas y miraba mis tacones bien altos pues le encanta tenerme en ellos “solo me los quito cuando nos damos baños juntos”.
Recuerdo que me puso las manos sobre la cabecera de la cama, se dispuso a penetrarme por el culo. Inició a metérmelo suave y despacio hasta que lo tuve totalmente adentro entonces ahí inició el disfrute me lo metía bien al fondo, yo gemía como loca y estuve un buen rato penetrada por su verga en mi culo, yo sentía ganas de explotar y no quería que se viniera solo deseaba que me siguiera dando de la forma en que lo hacía pero a la final exploto.
Hace pocos días recordábamos viejos tiempos y me decía que quisiera volver a darme así porque ese día fue único, en otra ocasión lo intentamos pero mi culo estaba demasiado cerrado y no se pudo gozar tanto como gozamos ese día.