Mi primera experiencia

Mi primera experiencia

Mi primer día inició bien porque llamaban mucho y a eso de las nueve pasadas entró la ganadora, la persona me dijo que sí recordaba que él me llamó el día anterior en la noche pero yo no tenía ni idea, me pidió la dirección y se la di, cuadramos para las diez de la mañana, pase a organizarme; mientras lo hacia las niñas me decían cómo debía actuar que debía hacer y qué no.

Llegó la hora de la verdad porque habían tocado, me dirigí a abrir la puerta, me temblaba todo, recuerdo que me puse un body de leopardo blanco y unos tacones blancos, abrí y lo vi por primera vez, lo salude de beso en la mejilla como me dijeron que lo hiciera notando que él temblaba más que yo.

No era una persona desagradable como creí que iba a ser antes por el contrario tenía unos 26 años blanco de cabello negro “es lindo” pensé. Pasamos a la habitación y en principio fue un momento muy incómodo pues el más nervioso que yo y para completar se me olvido todos los consejos que me habían dado, tenía la mente en blanco de los nervios, me hizo unas preguntas y después se me acercó.

Inicio acariciándome la piel y luego me volteo, estando sentado en la cama me acariciaba el culo ya después se paró y me desabrochó el body dejándolo caer por todo mi cuerpo para enseguida iniciar a besarme como un loco la espalda y me fue excitando hasta que  me tiró a la cama, morboseo mucho con mi cola y por ultimo me puso en cuatro al borde de la cama y me embistió varias veces fuerte cogiéndome de la cintura y explotó. Se vistió, despidió muy formal y partió porque solo era media hora. No sabía qué pensar ni que decir sobre lo sucedido hasta pensé que nunca lo volvería a ver pero no fue así ya que a los ocho días volvió y esta vez ya fue una hora y como llevaba una semana de trabajo ya había aprendido cositas así que nos fue mucho mejor.

Les cuento que ese mismo sábado también en la tarde me tocó un señor maduro y ese si me saco literal la leche, es como si lo hubieran mandado a hacerme la iniciación en este mundo pero es otra historia que después contaré.