Un delicioso Anal

Un delicioso Anal

Me contactó para hacer uso de mis tres servicios a lo cual acepte, pactados la hora me dirigí a su hotel, al llegar era una persona muy alta y le tocó inclinarse para saludarme lo cual fue chistoso y nos sirvió para romper un poco el hielo, entramos a la habitación y le hago saber que llevé lencería para ponerme, me dirigí al baño y me puse mi conjunto amarillo pollito de dos piezas como yo le digo y que algunos conocerán jeje; estando en la habitación me hace darle vuelta para verme toda y dice que muy rica con su español a medio entender, charlamos un rato mientras esperábamos unas cervezas que pedimos.

Llegaron las cervezas de inmediato brindamos y yo estando en frente de el sentada en diferente cama a la suya empiezo a tocar mis senos mientras lo miraba fijamente y me hace señas para que le muestre mis partes íntimas a lo cual accedí, fui bajando mis dedos lentamente hasta llegar a mi vagina y correr un poco mi brasilera para iniciar a estimular mi clítoris lentamente, al verlo observándome noto que su pene empieza a poner bien duro, no me aguanto y me dirijo a ponerme de rodillas frente a él y empezar a chupar su pene con lamidas lentas de arriba hacia abajo y abajo hacia arriba para ya después aumentar el ritmo escupiendo su miembro mientras entraba y salía de mi de mi boca se sentía muy bien tanto que me detuvo porque sentía que podía venirse.

Me tomo por los brazos y me paro para acostarme y empezó a practicarme sexo oral, confieso que no era su fuerte por eso le pedí penetrarme para no bajar la calentura del momento pusimos el preservativo y para adentro iniciamos el penetrándome estando yo acostada lo cual se sentía muy rico ya que me lo entraba de tal manera que sentía su pene atravesar toda mi vagina, ya cambiamos a él ponerme en cuatro agarrándome de las caderas haciéndome gritar de placer por la manera en que me lo metía; no tardamos mucho en esa posición ya que paró de penetrarme por la vagina para introducir su pene en mi ano, intentamos así en cuatro pero era difícil así que le pedí acostarse para yo montarme encima suyo y introducirme en su pene; empezamos despacio para lograr meterlo todo, las ganas se bajaron un poco pero cuando ya sentí mi ano relajado pues a lo que vinimos y cada ves subía yo más la velocidad, porque regresaron esas ganas de un principio, el ver su cara de placer por tener todo su pene dentro de mi ano mientras yo me masturbaba la vagina con mis dedos humedecidos por la saliva de su boca, sentía que no quería que fuera a terminar ya que deseaba que ese momento durara y más cuando se comenzó el a mover, esa sensación de ese vació en el estómago debido a toda la excitación de momento que hacia que mi ano de contrajera solo, fue tanta que creo el también la sintió no aguantando más, sacó el pene y casi no logra quitarse el preservativo para echarme todo su semen en mis senos ya que era su fantasía.

Terminamos exhaustos y creo que le gustó ya que lo volvimos a repetir en otro ocasión antes de que se fuera al aeropuerto ya que tenía vuelo de regreso a su país.